Harry Potter y el Prisionero de Azkaban de J. K. Rowling

Prometo que nunca es tarde ✨

Les traigo la reseña del primer libro de Harry Potter que he leído (si jajaja, no partí por el primero, no me odien, fue solo porque es el que tengo a mano en mi casa y planeo leer los otros en el corto plazo).

Harry aguarda con impaciencia el inicio del tercer curso en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Tras haber cumplido trece años, solo y lejos de sus amigos de Hogwarts, Harry se pelea con su tía Marge y debe huir de casa.

Mientras tanto, de la prisión de Azkaban se ha escapado un terrible villano, Sirius Black, un asesino con poderes mágicos que fue cómplice de Lord Voldemort y que parece dispuesto a eliminar a Harry del mapa.

Por si esto fuera poco, Harry debe enfrentarse también a unos terribles monstruos, los dementores, seres abominables capaces de robarles la felicidad a los magos y de borrar todo recuerdo hermoso.

Lo que ninguno de estos malvados personajes sabe es que Harry, con la ayuda de sus amigos Ron y Hermione, es capaz de todo y mucho más.

A mis 24 años, disfruté este libro como ninguno de fantasía 💛

La historia es muuuy atrapante  y pasan cosas todo el tiempo (desde absurdos eventos familiares hasta impresionantes batallas mágicas con dementores). Los capítulos se hacen cortos y es MUY difícil soltarlos a la mitad.

Otro punto interesante (para quienes han visto solo las películas, como yo jaja) es que la trama no es idéntica. Hay muchas sorpresas y detalles sobre los que me encantó leer.

Sin duda, el mundo de la magia es más mágico en la novela. Los personajes son increíbles, los hechizos, las clases, los profesores… ufff, vale la pena leerlo antes que verlo en la pantalla.

Es un libro que no envejece, con una historia narrada de manera simple, pero que aborda problemáticas y valores que adultos, niños y niñas pueden disfrutar con la misma intensidad.

Se las recomiendo mucho, como lectura liviana y conmovedora.