Redatia

¡UN MUNDO DE ARTÍCULOS POR LEER!

El cine Lux Antiguo

3 febrero, 2018 | Dulce Villarreal

Aunque parezca un tanto ocioso, se debe aclarar que este fue el cine Lux antiguo, pues en tiempos posteriores hubo otro cine Lux en las calles de Garibaldi y Frías, y aunque en este último caso el edificio fue construido ex profeso, en realidad nunca tuvo mayores pretensiones y terminaría como uno más de los muchos cines de barrio.

No fue este el caso del antiguo cine Lux, alojado en la planta alta del que había sido edificio sede del Banco de Londres y México, una elegante construcción porfiriana situada en la esquina de las calles de Morelos y San Francisco; fue un cine que tuvo un sello de categoría y hasta de cierta elegancia.

Su fundador y primer empresario fue el célebre caballero tapatío don Luis Pérez Verdía, quien de acuerdo con su personalidad conservadora intentó que su sala de espectáculos fuera apropiada para familias, por lo que fue de alguna manera apuntalado por los representantes de la Iglesia de su tiempo. A pesar de sus esfuerzos y del apoyo eclesiástico, no pudo sobrevivir con su concepto de un espectáculo moralizador y hubo de ceder el cine a la cadena de salas que ya integraban don José Montes y don Carlos Pérez Rojas, los que iniciarían las fundaciones sonoras el 24 de octubre de 1929 con la por ese motivo histórica cinta El cantante de jazz.

El cine Lux, con su ingenuo letrero sobre la balaustrada superior, los grandes carteles promocionales en sus ventanales y su revelador rótulo de “Vea y Oiga” en su puerta de acceso, fue junto con todo aquel edificio una especie de pérdida colectiva añorada por todos.

Extracto de: Javier Hernández Larrañaga, Guadalajara: identidad perdida. Transformación urbana en el siglo XX, Editorial Ágata, Guadalajara, 2001, p. 327.